Los 6 mejores consejos de salud bucal para mantener la boca sana

Mantener los dientes sanos es más fácil de decir que de hacer. Entre comer mucho azúcar, beber refrescos y no usar el hilo dental lo suficiente, puede ser difícil mantener tu boca feliz. Afortunadamente, tenemos algunos consejos útiles para que tu sonrisa se vea y se sienta bien. Mantén tus dientes en plena forma practicando buenos hábitos de higiene bucal a diario. Hacerlo ayuda a que tus dientes se mantengan fuertes y a evitar las caries, la gingivitis, la acumulación de placa y otros efectos secundarios perjudiciales de no cepillarse regularmente. Aunque a veces te parezca que no, ¡cuidar nuestra boca no es tan difícil! Tener en cuenta estos 6 consejos de salud bucal te ayudará a mantener limpios esos blancos perlados.

Cambia tu rutina de cepillado

Muchas personas que tienen los dientes sanos están haciendo algo mal a la hora de cepillarse. Lo primero que debes cambiar en tu rutina es cepillarte más a menudo. Es conveniente que te cepilles al menos dos veces al día en lugar de sólo una vez al día. Cepillarse al menos dos veces al día es importante porque ayuda a eliminar los restos de comida de los dientes. Si no te cepillas, acabarás teniendo restos de comida y bacterias acumuladas entre los dientes. Esto no sólo causa mal aliento, sino que también provoca caries si no los eliminas. Cepillarse al menos dos veces al día con una pasta de dientes con flúor puede ayudar a reducir el riesgo de caries porque ayuda a descomponer los minerales duros de los dientes que conducen a la caries.

Usa el hilo dental todas las noches

El mal aliento es un buen indicio de que necesitas cepillarte mejor, pero también es una señal de que no estás usando el hilo dental lo suficiente. La ADA recomienda que todo el mundo utilice el hilo dental cada día, pero la mayoría de la gente no lo hace. Mucha gente probablemente descubrió esto de la manera más difícil cuando tuvo su primer empaste. Si no usas la clínica dental Zaragoza, te estás perdiendo de eliminar la placa entre los dientes. El sarro que se forma entre los dientes es lo que causa las caries, la gingivitis y el mal aliento. Si el cepillo de dientes sólo llega hasta la mitad de los dientes, hay una gran cantidad de placa acumulada que no se puede alcanzar. Por eso es necesario utilizar el hilo dental. Si no usas el hilo dental, estás dejando demasiada placa en tus dientes.

Cepíllate con bicarbonato de sodio

Puede que estés acostumbrado a usar una pasta de dientes para cepillarte los dientes, pero ¿qué pasa con el bicarbonato de sodio? El bicarbonato de sodio es un agente blanqueador y antiplaca que puede ayudar a prevenir las caries. Puedes añadir un poco de bicarbonato a tu cepillo de dientes y cepillar con él los dientes donde se haya formado sarro o placa. También puedes utilizarlo como enjuague bucal. Si quieres probar el bicarbonato de sodio como cepillo de dientes, debes asegurarte de no añadirle nada más. El bicarbonato de sodio es una gran adición a tu cepillo de dientes siempre que no le añadas nada más.

Bebe mucha agua

El agua es algo que hay que beber todos los días, por lo que es fácil olvidarse de ella. Sin embargo, es una parte muy importante de la higiene bucal. El agua enjuaga la boca y mantiene los dientes limpios. También evita que tu boca esté demasiado seca, lo que puede provocar caries. El agua también puede utilizarse como enjuague bucal. Es un sustituto mucho mejor del enjuague bucal normal porque es más barato y no tiene todos los productos químicos dañinos que contiene el enjuague bucal normal. Si has estado cepillando y usando el hilo dental con bicarbonato de sodio, pero tus dientes siguen sintiéndose secos, el agua es una gran manera de combatir esto.

Visita a tu dentista regularmente

No tienes que esperar a que algo vaya mal para visitar a tu dentista. Deberías visitar a tu dentista cada 6 meses para una limpieza. Esto ayudará a eliminar la placa y el sarro, que es una de las causas de la caries dental. Los dentistas son muy importantes para algo más que para limpiar los dientes. También pueden ayudarte a detectar cualquier problema que puedas tener con tus dientes y darte consejos para mantenerlos sanos. Si has experimentado algún dolor en la boca, acudir al dentista es uno de los primeros pasos que debes dar. El dolor en la boca puede ser un signo de un problema más grave, así que lo mejor es que te lo miren.

Protege tus dientes con un protector bucal

Si practicas algún tipo de deporte que te ponga en riesgo de sufrir una lesión, llevar un protector bucal es una buena forma de proteger tus dientes. Los protectores bucales pueden ayudarte a evitar que se te astillen los dientes o se produzcan otras lesiones bucales graves. Puedes encontrar protectores bucales en la mayoría de las tiendas de deportes o en Internet. Tienen un precio bastante razonable, por lo que merece la pena invertir en ellos si los necesitas. Debes llevar el protector bucal a tu cita con el dentista para que se asegure de que es del tamaño y ajuste adecuados para tu boca.

Conclusión

No dejes que tus dientes sean víctimas de una mala higiene bucal. Convierte en una prioridad la práctica de buenos hábitos de higiene bucal todos los días. Si tus dientes están en mal estado, tendrás un mayor riesgo de sufrir problemas de salud como enfermedades de las encías y caries. Asegúrate de tener en cuenta estos 6 consejos de salud bucal para mantener tus dientes limpios y sanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.